OLVIDO DE LA DESNUDEZ

Actualizado: feb 28


Olvidé que nací desnuda, en un atardecer muerto, en una tarde violenta.


Olvido muchas veces que soy una montaña pocas veces explorada por el hombre, que tengo un lunar en la espalda, todo el tiempo olvidado.


Tengo olvidado el misterio sobre mi cuerpo vivo, en cada segundo que pasa por mi piel, que muere también, con cada respiro.


Perdida entre mis esperanzas, olvido que admiro solo en las lunas llenas, una sombra oscura que nace bajo mi ombligo, manantial de vino, que trae vida en silencio.


Observo mis ojos, me revelo frente al espejo, y soy el momento más erótico de mi existir.


Olvido las heridas, las huellas de mis pupilas ensangrentadas.


Olvido que tengo miedo de mi desnudez, porque olvidé que nací desnuda, en un anochecer muerto, en una tarde violenta.


Las venas en mis muñecas sobresalen como espadas de sangre que se ahogan en la profundidad de mi sol, aparentemente oscurecido.


Olvido que mis labios están todo el tiempo llorando, todo el vacío gritando, siempre en la lejanía de los tuyos.


Olvido y olvidaste que me descubres en cada espacio, a cada instante, como un universo inexistente y perpetuo.


Solo recuerdo que nací desnuda cuando estoy contigo y solamente en mí, cuando me contemplas, en un anochecer muerto, en una tarde violenta.

Escrito por:

Vanessa-Molina-Parra


#olvido #desnuda #noche #huellas