MI PADRE NO ES UN HÉROE

Actualizado: ene 27


I

Mis juguetes de infancia

van quedando de lado.

Levanto mi cabeza

para darme cuenta de que, mi héroe,

ya no es leyenda, está a mi lado;

es mi padre.

II

Mi mirada te sigue día a día

eres un ser justo y noble,

implacable, caballero fiel y varonil,

capaz de conquistar

todos los reinos por amor.

III

Extraño tu mano firme, tu voz segura

al cumplir tu trabajo,

pero tienes que marcharte, cual caballero

que, montado en su corcel

cabalga a batallas ya ganadas.

IV

Te espío, fijo en ti mi mirada

para aprender a ser

un gran hombre como tú.

Tus caricias ahora son palmadas en mi espalda

que me invaden de seguridad y fortaleza.

V

Cada decisión que tomas,

me llena de satisfacción

hablamos mirándonos a los ojos.

poco a poco, caigo en cuenta de que

gozamos de las mismas preferencias;

soy tu sangre y tú mi orgullo.

VI

Es de noche, mi energía de niño,

debe ser recuperada,

mis ojos se cierran generosos

para llevarme a esos sueños de niñez

blancos y puros.

VII

Escucho una voz… ¡¡Quebrada y débil..!!

Mi curiosidad de niño, e inocente valentía,

me conducen tras ella.

VIII

¡¡Eres tú, papá..!!

Mi héroe implacable.

Acompañado por unas copas de vino

y un cigarrillo, lloras…

Lloras como un niño, me acerco a ti,

me miras y me abrazas,

pides perdón

con la voz quebrada por la tristeza,

IX

Me cuentas lo difícil que es ser padre…

lo difícil que se hace mantener

el paso firme, a pesar de los problemas,

tristezas y, muchas veces, la soledad que ahora sientes.

X

Seco las lágrimas de tu rostro,

te miro fijamente:

ya no eres mi héroe.

Estamos cada vez más cerca

el uno del otro.

Un héroe no llora, pero sí un padre

lleno de sentimientos y de amor.

Ya no quiero ser un héroe,

padre… quiero ser como tú.


Escrito por:

Pablo-Roque


#Padre #Héroe #Leyenda #Orgullo

0 vistas