MI ABUELO EN SU SOLEDAD

Actualizado: ene 27


Una copa de vino, un cigarrillo, un libro de versos

le bastan para hacerse compañía,

para hacer de su soledad

la compañera de todos sus días.

La poesía le trae esos sentimientos

que jamás él nunca pudo escribir,

pero que el poeta hizo por él

interpretando todo su sentir.

La copa de vino le embriaga el alma,

le trae recuerdos del lejano ayer.

De esos amores que fueron tan suyos,

esperando cada noche el amanecer.

El cigarrillo, en cada aspirada,

se consume poco a poco, igual que su existir.

No se resigna a irse tan pronto

pasando las horas en escribir.

Ahora, la copa vacía, el libro leído,

revelan que su dueño dejó de existir.

Yo apago el cigarro, aún encendido.

Con mucha pena, me pongo a escribir.

Él era mi abuelo, que quedó tan solo

y encontró compañía para recordar.

La copa de vino, el cigarrillo

y el libro de versos,

hoy son tesoros que me permiten

jamás a mi abuelo dejar de olvidar.

Escrito por:

Mario-Villagran



#Soledad #Abuelo #Compañía #Poesía

37 vistas