LA GLADYS

Actualizado: ene 31


No está ni ahí con la globalización.

Es una chica de origen anglosajón.

Practica religión anglicana.

Tiene carita de globo.

Sus grandes ojos son glaucos.

Sufre de glaucoma.

Tiene problemas con la glicemia.

En invierno se le inflaman los ganglios.

Sus manos están siempre frías, como un glaciar.

De glúteos grandes y aglutinados.

Sin duda, su problema es glandular.

Su flor preferida es el gladiolo.

Escucha solo canciones de Julio Iglesias.

Cada tarde se sienta bajo una glorieta

y aunque le suban los triglicéridos,

come con glotonería golosinas y glaseados.

Se siente glorificada.

Sueña con un gladiador que la lleve lejos,

ojalá a una ciudad llamada Glasgow.

Le inquietan las aglomeraciones.

Le gustaría ver de cerca un manglar

y conocer por dentro un iglú.

Su hermana, Gloria, cuenta que tras

una larga y odiosa enfermedad

la Gladys, un día después de ingerir

un frasco grande de glicerina,

se lanzó a un río muy correntoso

y lo último que dijo fue:

Gluuu,

gluu,

glu.


Escrito por:

Patricia-Herrera-Riquelme



#Gladys #Gladiolo #Gloria #Glicerina