HIPPIE CUICA

Actualizado: 11 de dic de 2019


Te veo, Jipie tirillenta, con tus aritos de semillas o de plumas de gallina teñida, enredada en harapos artesas, las polleras de la india, la chomba de alpaca, la polerita a crochet.


Viviendo perdida en la punta del cerro, en una comunidad ecológica, en una casita “modesta”, pero chic, full mandalas sobre la cama, sobre el futón y hasta en la tapa del wáter. Los cojines colorinches tejidos con restos de lanas, sumergida en incienso, palo santo, vela aromática, haciendo pan de semillitas, comiendo lechugas orgánicas. Métale kale, aloe vera, quínoa o cualquier otro de los súper alimentos de moda.


Siempre con el cabro chico colgando del fular, perfumada de marihuana, con la biblia de la crianza con apego bajo el brazo.


Rúnica, Tarotista, Pitonisa de las fases lunares, bailando las danzas ancestrales, cuica picá a indígena, con las hadas para arriba y abajo, ninfa del bosque de eucaliptus, llena de collarcitos y pulseras de piedritas y maderitas todas made in china.

Haciendo sus posturas yoguísticas, budista al voleo, kármica, autoproclamada mágica, abandonada del ego y del jabón.


Con uno que otro rasta apelmasao colgando, enrollado de conchitas caribeñas, con el banano al cinto de cuero de pescado que te regaló tu comadre jipie de la playa.

Cuchareando miel, arrastrando las compras en bolsas de género, usando en los días “R” tu copa menstrual, colgando el cartel apestoso rosa: “Ni una menos”. Leyendo huifas esotéricas a la luz de la vela, renegando de la televisión, escuchando la peña folklórica perpetua.


Llevando al cabro chico a un colegio mega ultra alternativo y pagando un año de comida que alimentaría a una aldea en áfrica.


Sentada siempre en el suelo a lo india, sacando impúdica la pechuga, jurándote rebelde aunque vengas de un colegio fachoso de monjas.


¿Diferente?


No, podría hacer una receta: “Como ser Hippie en tiempos Hipster”

Escrito por:

Carla-León-Tapia

#HippieCuica #Hipster #Mandala