EL CAMBIO

Actualizado: 24 de dic de 2019


Yo, pasajera de ciudad, me hastío de la soledad entre muros

el paisaje obligado de casitas iguales, asfixiados geranios

colgando de las ventanas a punto del suicidio.

Tristezas de gomeros cultivados en macetas

perros vestidos de ridículas formas.

Atesoro en mis sueños la ilusión de una casa en el valle

un río poeta que me hable al oído y un árbol colmado de

zorzales, relojeros de canto que anuncien las horas.

Fuera bocinas y luz artificial, libertad de horizontes.

Quiero la luna sola, reanudar mi diálogo con estrellas,

volver a la tierra pura.

Quiero dormir al raso y empaparme de olores.

Con la hoja gigante del manto de Eva

cubrir mi desnudez

volverme silvestre como esas florecitas

que crecen al borde del camino

y alegran de color al caminante.

Escrito por:

Helena-Herrera-Riquelme


#Sociedad #Naturaleza #Anhelo #Emociones

1 vista