¿Cuándo escribir Prosa y cuándo Prosa Poética?

Actualizado: 12 de mar de 2019


De seguro, si eres amante de la poesía tanto como de la narrativa, o si te gusta mucho la idea de escribir versos que luego toman forma de prosa y no sabes cómo volver a darles una estructura poética, pues entonces necesitas aclarar un poco qué significa cada concepto para que, al momento de escribir, puedas encausar tu texto al formato que mejor te acomode: prosa o prosa poética. Partamos definiendo cada una de ellas:


Prosa


Es todo aquello escrito de manera fluida, es decir, tiene un carácter narrativo descriptivo. La prosa se construye en párrafos y oraciones, contiene una o varias ideas principales y se usa tanto en textos literarios como no literarios. Los cuentos, las novelas y los ensayos se encuentran escritos en prosa.


Ejemplo:


El parque de los Reyes (microcuento de Claudia Cuevas Moya)


El parque de los reyes es un lugar muy bello donde vengo a observar a las personas. Algunas veces me siento cerca de ellas, otras, simplemente deambulo entre la niebla que baja con la oscuridad. En el silencio, contemplo a todas estas personas felices y llenas de vida, pero solo algunas logran verme, solo los niños me dedican una sonrisa cariñosa, y cuando ya he obtenido alguna, vuelvo tranquilo a la laguna que hace conexión con este parque y el mundo de las almas.


Prosa poética


Se construye de la misma manera; sin embargo, está orientada a los textos de carácter literario. En ella se encuentran presentes imágenes de lo que el autor quiere dar a conocer, el narrador pasa a ser hablante lírico y expresa sus sentimientos haciendo uso de las figuras literarias o retóricas. Al leerla, se siente como la lectura de un poema, pero que tiene la estructura de un cuento o ensayo debido a la distribución de su contenido en párrafos.


Ejemplo:


Sirena (prosa poética de Claudia Cuevas Moya)


¿Quién pudiera nadar bajo tus olas y sentir el leve calor de las aguas que destilan tu cuerpo? ¿Quién podrá algún día ver tu rostro, sentir tu mirada fulgurante y cegadora como un rayo de sol?


¿Quién? ¿Quién podría llegar a tocar tu suave piel, tu fina tez de hielo, blanca y pura como la nieve?


Dime, ¿a quién dejarás amarte? ¿A quién le entregarás lo que hay dentro de tu corazón, al que solo admira tu belleza o al que aspira a perderse en las profundidades de tu mar, contigo por la eternidad?


¿Notaste la diferencia?


La intención comunicativa entre un texto y otro es diferente. En el primero se describe una situación, en el segundo se apela a la atención de una persona directamente y se hace uso de figuras retóricas, como la reiteración (repetición de una palabra muchas veces), la comparación (se compara la piel blanca como la nieve), entre otras.


Cuando sientas que un poema está tomando una forma más consistente al escribirlo en párrafos, que tiene una o varias ideas extensas, es mejor que recurras a la prosa poética. Por otro lado, cuando quieras escribir algo un poco más ligero, como un cuento, puedes recurrir a la amigable prosa convencional, que no necesariamente exige figuras retóricas ni una exaltación por lo que se está intentando comunicar.


Este artículo fue escrito por:

Claudia Cuevas Moya

Coordinadora de Edición de Aguja Literaria

Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Escribir #Prosa #Prosapoética