IBÉRICOS

Actualizado: 24 de dic de 2019


Y ellos, los barbados, vinieron de remotas distancias. Caminantes de aguas procelosas a merced de astrolabio y rosa de los vientos, con sus velas tensadas la cruz como insignia. Cabalgando por estrechos y golfos temerosos de caer al abismo. Los cofres de tabla crujieron el terror y la muerte al acecho pisando el infierno. ¡Y el milagro! Cesó la tormenta despejaron las rutas. Dos hombres doblaron rodillas plantaron banderas en ¡tierra! Tres naves madrinas bajaron la imagen, las cruces y letras extrañas. Un Nuevo Mundo esperaba.


Escrito por:

Helena-Herrera-Riquelme

#Conquista #Historia #Viaje #Aventuras

3 vistas