OFERTORIO

Actualizado: 5 de dic de 2019


A uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno

(Mt 25:15)

Señor, solo un talento me diste,

por eso soy torpe, lento e inútil,

como rasgueo de flauta,

como redoble de violín.

Otros te ofrecen arte y tecnología,

ciencias y humanidades, sociedad

e individuo, escuela y calle.

Todo eso carezco, mi Dios.

Mi talento, senda tardía,

dormida y adolorida,

es este andar solitario,

este óbolo llamado poesía.

Dicen que cada cien años

nace un poeta,

hoy perdura la cacofonía

blanca y suelta.

Si mis versos sirven de algo,

Caronte es testigo.

Si este talento tiene sentido,

Kairós es juez.

Acéptalo, Padre mío, nada más puedo ofrecer.


Escrito por:

Francisco-Valenzuela

#Poesía #Poeta #Dios #Escritor

0 vistas