AMOR CAMALEÓN

Actualizado: 11 de dic de 2019


¿Recuerdas cuando te pusiste roquera? Andabas con ese loco que tocaba en una banda, te tatuaste una llave de sol y te la pasabas con los ojos tan ennegrecidos que parecías mapache. Te levantabas con tenida de cuero ajustado, usabas pulseras con tachas, ibas a conciertos y bares; eras la reina del schop.


Después cambiaste al roquero por un surfista, traicionaste el cuero por la ropa Maui y andabas semilana, toda flopy. Te colgaste un collar de conchitas, ibas bronceada, más greñuda y escuchabas reggae. Tomabas mate y fumabas yerba viendo el atardecer, hasta que conociste a ese escritor, el inadaptado, el sufrido en un café de Lastarria. Te hiciste experta en Bolaño e ibas de ponencia en ponencia, entrabas en letargos depresivos y escribías poesía rancia en un cuadernito fashion.


Luego saltaste a un hacker que era fan del animé, te la pasabas comiendo chatarra y viendo monitos chinos. Te compraste una bata de polar y unos calcetines con chiporro, todo on-line porque vivías conectada.


Entonces fue cuando te topaste con el latin lover digital, el que vivía metido en Tinder y en cuanto sitio de cita existía. Aunque sabías que no eras la única, te liaste con él y te la pasabas sufriendo, “stalkeabas” a las otras pensando que, en comparación, te sobraban kilos y años.


Hasta que apareció el papá separado y fuiste su copiloto en la Tucson familiar. Ibas de paseo a zoológicos y organizabas picnics. A ti que nunca te gustaron los cabros chicos, te creció el instinto maternal como un “empair esteit” y leías a psicólogos infantiles, les compraste un hámster hediondo y te lateabas todos los fines de semana en cumpleaños de pendejos, donde te hiciste amiga de una mami soltera. Al rato la encontraste guapa, te incentivó a no depilarte y juntas se rieron del patriarcado y de tus ex. Salieron a las calles para protestar junto a miles de mujeres, abandonaste el sostén y te compraste un consolador.

Escrito por:

Carla-León-Tapia

#Humor #Desamor #Pareja #Mujer

14 vistas