¿Cómo escribir una obra de teatro?


En un artículo anterior, ofrecimos una breve introducción al género dramático. Ahora, queremos contarte cuáles son algunos de los elementos que debes tener en cuenta cuando te propones escribir una obra de teatro.


Piensa la historia

Antes de comenzar a escribir la obra, determina por adelantado el tema y el desarrollo de la trama. Algunos autores, en especial de narrativa, no se sienten cómodos al trabajar con una estructura como guía para escribir la obra, pero en la dramaturgia esto sirve para delimitar de manera efectiva los actos y las escenas.

Los actos son las partes principales de la obra; por lo general, en la representación se definen por la bajada del telón. El entreacto, por su parte, representa un descanso entre los diferentes actos; suele ser utilizado para marcar espacios de tiempo prolongados e introduce un descanso para los espectadores; además, permite el cambio de escenografías muy elaboradas.

Las escenas, por su parte, son fragmentos de la narración que transcurren en un espacio y tiempo determinado, y donde ciertos personajes interactúan. En la mayoría de los casos, la salida o entrada de personajes implica un cambio de escena; los saltos temporales se introducen de la misma manera.

Define a los personajes

Las obras de teatro suelen narrar situaciones concretas en períodos cortos de tiempo. Por ello, se deben incluir solo aquellos personajes necesarios y definirlos desde el principio.

De manera similar a las obras narrativas, es posible elaborar fichas de personajes para tener claras las características de cada uno, sus motivaciones y las relaciones que guarda con el resto.

Añade acotaciones

A diferencia de los textos narrativos, las obras de teatro no requieren largas descripciones sobre el ambiente o las acciones de los personajes. Por el contrario, se deben incluir solo comentarios puntuales sobre el ambiente narrativo y el tiempo referencial. Estos comentarios reciben el nombre de acotaciones, se incluyen entre paréntesis y constituyen indicaciones no verbales.

Adicional a estas, existen las didascalias, que son aquellas especificaciones sobre el movimiento o los gestos realizados por los personajes.

Trabaja los diálogos

Constituyen el grueso de la obra de teatro. Es el medio por el cual interactúan los personajes, expresan lo que sienten y explican al espectador lo que sucede. La buena escritura de estos diálogos es esencial para transmitir el mensaje de la obra y conectar con el espectador.

Con esta guía, ¿qué esperas para comenzar a escribir tu obra de teatro?



:Este texto fue escrito por

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria


Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Escribir #GénerosLiterarios #Teatro