El camino del héroe

En toda novela debe existir una estructura definida para que tenga coherencia y mantenga la atención del lector. Uno de los modelos más utilizados es el camino del héroe, ¿sabes en qué consiste? ¡Descúbrelo a continuación!


¿Qué es?


Se trata de una de las estructuras más utilizadas en los textos ficcionales. Consiste en la narración de un viaje iniciático que debe hacer el protagonista para alcanzar su objetivo, descubrir alguna verdad o incluso ganar una habilidad o conocimiento.


El camino del héroe no solo es físico, puede tratarse de un viaje psicológico que implique cambios en la personalidad que mostraba al principio de la historia. Este método puede adaptarse a múltiples textos.


¿Qué necesitas para aplicar esta estructura?


Si te interesa utilizar esta estructura, tu texto debe incluir los siguientes elementos:


Protagonista: asistimos al desarrollo de su historia.


Antagonista: intenta que el protagonista no alcance su objetivo.


Meta: objetivo que el protagonista desea cumplir.


Personajes de cambio o impacto: son responsables de que el protagonista modifique sus intenciones o los métodos que utiliza para alcanzar su meta.


Etapas del camino del héroe


Si te interesa utilizar este método en tus escritos, debes incluir las siguientes etapas:


1. Inicio


Introducción del protagonista: se presenta al protagonista como una persona normal con una vida rutinaria.


Llamada de la aventura: un día cualquiera, algo cambia en la vida del personaje, aparece un elemento de transformación que lo invita a realizar su viaje.


Rechazo de la llamada: el protagonista, incrédulo, rechaza la oportunidad que se le ofrece, en parte por temor y en parte por la inseguridad que siente ante sus capacidades.


Señal sobrenatural: aparece alguna situación o personaje de cambio que, a través de métodos mágicos o casi milagrosos, consiguen que el protagonista modifique su decisión y acepte la llamada. Puede aparecer un mentor o maestro.


2. Desarrollo


Partida: inicia el viaje del héroe, ya sea físico o psicológico. Deja atrás su vida cotidiana y parte con un objetivo claro.


Obstáculos: el camino hacia la meta no es sencillo, el protagonista se enfrentará a muchos obstáculos y se encontrará con el antagonista. En cada uno de los desafíos aprenderá algo crucial.


Superación de los miedos: parte de los conflictos que debe enfrentar el protagonista incluyen luchar contra sus propios temores y despojarse de ellos.


3. Clímax


Prueba final: enfrentamiento definitivo entre el antagonista y el protagonista, es el clímax de la historia. Todas las habilidades del protagonista, y los conocimientos que ha adquirido durante el viaje, serán necesarios para triunfar.


Conquista del objetivo: el protagonista alcanza aquello que tanto ha deseado. Puede ser la obtención de un tesoro o la ganancia de un conocimiento.


4. Desenlace


Tentaciones en el retorno: con su objetivo alcanzado, el protagonista debe regresar a casa, pero aún le esperan algunas pruebas, tentaciones que intentan disuadirlo de volver; en caso de aceptar, todo su esfuerzo habrá sido en vano y perderá su recompensa. Al final, el protagonista rechaza lo prohibido.


Regreso a casa: el protagonista vuelve a su vida convertido en héroe. No solo alcanzó su objetivo, sino que además el aprendizaje obtenido durante el viaje lo convierte en alguien diferente de quien era al principio.


Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria

Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"


#Novela #Escribir #Héroe