INNOVACIÓN

Esta palabra tiene una definición muy clara y sencilla: “acción de cambio que supone una novedad”; en la práctica, su significado es amplio y abarca todos los ámbitos de la vida humana. Se podría decir que la evolución es una innovación, aunque desata el miedo que el ser humano siente ante el cambio. Es sencillo darse cuenta de esto: pese a los millones de años de evolución, seguimos repitiendo patrones de conducta que, con una modificación de pensamiento, transformaríamos casi de inmediato. Todo indica que nos resulta cómodo el estado de vida que se ha mantenido durante milenios, pese a que las relaciones humanas y las convivencias han cambiado poco. En especial, sentimos miedo ante la innovación tecnológica.

La tecnología avanza de modo alarmante, esta constante mejora la convierte en el mejor ejemplo de innovación. El avance de la ciencia ha logrado extraordinarios cambios en el siglo XXI. El planeta se globalizó gracias a las comunicaciones vía Internet; la medicina, casi de forma milagrosa, desarrolló marcapasos, creó nanorobots que miden una milmillonésima de metro, es decir, menos que la punta de una aguja, y se pueden introducir en el cuerpo humano para detectar anomalías y liberar trombina, una enzima utilizada para eliminar tumores cancerosos. Solo en este ámbito es posible mencionar miles de avances tecnológicos que, en pocos años, serán accesibles para el ser humano y mejorarán su calidad de vida.

Es imposible escapar de esta vertiginosa marea. La única alternativa es integrarnos; de lo contrario, nos aislaremos. Entonces, ¿qué genera ese gigante temor? Quizá la idea de ser remplazados por la tecnología, la posibilidad de quedar obsoletos frente a las máquinas. Es posible que en un futuro la mano de obra sea superada por esta tecnología e incapacite a las personas para desempeñarse como parte importante de la sociedad; al menos, eso tememos.

A pesar de este miedo, es indudable que estos avances representan una increíble oportunidad a futuro, ya que la tecnología podría incorporarse como la única herramienta capaz de cambiar el trabajo forzado por nuevas alternativas, un camino para disfrutar de la vida igualitaria y olvidar el pasado de marginalidad. En este futuro, el ser humano quizá supere sus diferencias gracias a una sociedad transformada y renovada, esa sería la innovación más grande jamás lograda.

Escrito por:

Eva Morgado

#Tecnología #Reflexiones #Sociedad #InteligenciaArtificial

52 vistas