LA ESQUIRLA


Rosalía de Castro (1837-1885)

Antonio Machado (1875-1939)

Entre el zénit y el nadir

de este paisaje interior,

entre el zénit y el nadir

una esquirla en mi corazón.

Me la saqué de encima,

mi voluntad anuló:

no sentí llanto ni ira,

tampoco fobia o dolor.

Me la quité de encima

mi inteligencia cedió,

una alegría vacua,

un silencio aterrador:

“Si no conocieras

la telaraña del mal,

¿amarías realmente

el rocío de la bondad?”.

¡Ay, maldita esquirla,

solo Dios sabe por qué existías!

Escrito por:

Francisco-Valenzuela

#Emociones #Pasión #Desamor

44 vistas1 comentario