Movimientos literarios: barroco


El barroco es uno de los movimientos literarios y artísticos más conocidos. Su propuesta estética correspondió a los ideales que se convirtieron en necesarios en su época, aunque en la actualidad aún es posible catalogar algunos textos como barrocos.

¿Qué es el barroco?

Se trata de un movimiento artístico surgido entre el siglo XVI y el XVIII. En su momento, significó un cuestionamiento de los ideales del renacimiento, iniciándose como un estilo pictórico y plástico, para luego extenderse a otros terrenos del arte, como la literatura.

Hoy en día, algunos autores sostienen que es posible denominar barroca a la época en que apareció el movimiento por primera vez, pero que el estilo artístico en sí sobrevive a través de los siglos. En este sentido, el estilo barroco aparecería para irrumpir las concepciones de la línea artística o poética que el autor seguía hasta el momento de la ruptura.

Contexto del barroco

A finales del siglo XV, Cristóbal Colón descubrió América y durante el XVI se llevaron a cabo las distintas campañas colonizadoras. Además, Nicolás Copérnico formuló su teoría heliocentrista, la cual señalaba que el universo gira en torno al Sol y no a la Tierra, antigua creencia que llevaba a afirmar que el ser humano era el centro del universo.

Estos descubrimientos quebraron el modelo de pensamiento existente, abriendo un debate sobre el lugar del hombre en el mundo y la creación, el interés de Dios por el destino de la humanidad y el enfrentamiento con la figura del otro, representada en los nuevos pueblos amerindios.

Durante el barroco, el miedo a Dios que había imperado en el período anterior se transformó en terror ante su silencio. La humanidad occidental se enfrentaba a un abismo para el cual la religión no tenía una postura salvadora definida.

Esta angustia existencial se tradujo en una búsqueda estética que pretendía encontrar una nueva forma de expresar el vacío recién descubierto, y quizá articular una respuesta a esa situación.

Características del barroco

La ruptura con los modelos clásicos y renacentistas fue una de las vías principales para el desarrollo de la estética barroca. En pintura, por ejemplo, se abandonaron los modelos lineales y simétricos para abogar por una representación diluida y dinámica, destinada a plasmar figuras palpitantes y complejas que transmitieran dina-mismo y movimiento.

En el ámbito literario, se aprecian las siguientes características:

  • Uso de la metáfora para ofrecer similitudes audaces.

  • Alejamiento de comparaciones evidentes, se establecen vínculos entre elementos aparentemente contrarios.

  • Exaltación de personajes populares ingenuos, al considerarlos más cercanos a lo real.

  • Reflejo de los sentimientos de los personajes, o el hablante lírico en caso de la poesía.

  • La muerte como tema recurrente, así como un cuestionamiento de la naturaleza humana y la fugacidad de la vida.

  • Uso de imágenes y recursos literarios capaces de transmitir diversas sensaciones, como adjetivos y alegorías.

  • Erotismo exacerbado.

  • Enfrentamiento de contrarios: espiritualidad/deleite carnal; alma/cuerpo, etc.

  • Se ironiza la realidad para reflejarla como un constante caos cambiante.

  • La obra se considera algo inacabado y abierto a interpretaciones.

  • Visión pesimista de la vida.

De igual forma, el barroco literario derivó en varias subcorrientes de acuerdo con el país en el que se desarrolló. En España, esta corriente desembocó en el Siglo de Oro.

El Siglo de Oro español

Las obras de los diferentes autores del Siglo de Oro se caracterizan por:

  • Abundancia de metáforas.

  • Juegos con la gramática.

  • Exaltación de la belleza.

  • Lenguaje conciso, pero cargado de múltiples significados.

  • Uso de elementos semánticos que convierten la literatura en elitista.

  • Temática amorosa, moral y burlesca.

  • Uso de latinismos.

  • Desencanto con respecto a la vida.

  • Exaltación del poder político y religioso.

¿Cómo escribir siguiendo el modelo barroco?

Como señalamos, algunos autores describen el barroco como una constante cultural, en lugar de un movimiento literario circunscrito a una época. En este sentido, se desarrolla como un espíritu vitalista en cualquier corriente estética y pretende escapar a la rigidez que esta tenga.

En la actualidad, el mundo cambia de forma constante y la humanidad ha enfrentado momentos que hasta hace pocos siglos hubieran resultado inimaginables, como la llegada a la Luna, el avance de la tecnología, las olas migratorias, los cambios económicos, la modificación de los modelos familiares tradicionales, entre otros. Estas situaciones dificultan la posibilidad de percibir la realidad como un ente uniforme, pues se presenta en constante movimiento y transformación.

Una obra barroca actual deberá plasmar la angustia existencial que ocasionan estos cambios, así como un cuestionamiento de los antiguos paradigmas sociales. La duda sobre qué es real también puede denominarse barroca, y es un fenómeno común en aquellas obras cuya estructura invita a establecer una relación paralingüística o intertextual entre la obra y el mundo, difuminando los límites entre la ficción y la realidad. Un ejemplo de esto son los textos donde los personajes se reconocen como entes ficcionales y reflexionan en torno a su naturaleza, como ocurre en la novela Julio y el androide, de Sam Raiden (Aguja Literaria, 2019).


Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello

Editora de Aguja Literaria


Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Escribir #MovimientosLiterarios #Narrativa #Poesía