¿Qué es la intertextualidad?


¿Alguna vez te has encontrado con obras literarias que hacen referencia a personajes y situaciones escritas por otros autores? Esta técnica también es común en el cine cuando personajes de diferentes sagas aparecen en un mismo filme.

¿Qué es la intertextualidad?

Partamos estableciendo que toda obra literaria proviene de textos anteriores. Esto no quiere decir que haya plagio o copias en los textos, pero cada autor es evidentemente un lector, así que su creación se ve influenciada por lo que ha leído, escuchado o visto durante su vida. Siguiendo esta idea, se puede concluir que todas las obras se encuentran de alguna forma relacionadas, aunque este vínculo es más notorio en ciertos escritos.

Gracias a este hecho, es posible afirmar que la literatura trata sobre sí misma, es un ente autorreferencial. Según Jonathan Culler, al escribir, los autores reflexionan sobre el proceso de la escritura, ya que les interesa renovar los cánones establecidos, por lo que dicha reflexión aparece de cierta forma implícita en sus obras. Esta autorreflexión es la que permite detectar una evolución en las obras de un autor.

De forma consciente o inconsciente, cada autor “persigue” ideas y asociaciones en las obras que considera más importantes en su formación como escritor, es decir, en aquellas que lo han influenciado. Aunque la intertextualidad está implícita en los textos si los asumimos como reflexiones sobre la literaria, se muestra de forma explícita cuando estas reflexiones incluyen referencias directas a otros autores, personajes, tópicos de la literatura, tradiciones orales, expresiones, formas de estructurar los escritos, entre otros elementos.

Un ejemplo de esta intertextualidad explícita lo encontramos en la novela Prometeo, de Jorge Pesce. La historia inicia con San Antonio Abad, religioso que es tentado por una figura diabólica. Sin embargo, a medida que avanza en la trama su historia se entrelaza con la de un investigador perseguido por la sombra del Necronomicón, libro ficticio imaginado por H. P. Lovecraft. El lector, de igual forma, se encontrará con apariciones del propio Lovecraft en esta obra de Pesce.

Tipos de intertextualidad

La intertextualidad es inherente a la literatura, por ello se presenta de distintas maneras:

  • Intertextualidad general: es aquella que se da entre los textos de diferentes autores, como el ejemplo de Prometeo.

  • Intertextualidad restringida: es aquella que se produce en los textos de un mismo autor, es decir, cuando se reiteran temas, lugares y personajes que aparecen en distintas obras, incluso cuando no parezcan relacionadas entre sí a primera vista. Ejemplo: El personaje de Arturo Belano aparece de forma reiterada en las obras de Roberto Bolaño.

  • Intertextualidad interna o autotextualidad: ocurre cuando un texto hace referencia a sí mismo. Esto se da sobre todo en obras extensas, como novelas, pues consiste en hacer referencias a situaciones, personajes, diálogos, entre otros, que fueron mencionados en diferentes fragmentos de una misma obra. Ejemplo: Recordar en las páginas finales algo que ocurrió al principio de la obra.

Ahora que sabes qué es la intertextualidad, ¿eres capaz de detectar cómo la utilizas en tus textos?

Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria



Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Escribir #EstilosLiterarios #Estructura #Narrativa #Poesía