SIEMPRE VERDE


El bosque siempre verde,

solo.

En calma y constante entropía.

Activo durmiendo su siesta de mil años.

Susurra canciones que los Coigües y los Ulmos

aprendieron cuando Antü los bañó de luz

en aquellos segundos primigenios.

El siempre bosque desolado

consolando las alarmas afligidas

infringidas con el más incierto dolor.

El siempre verde bosque rojo, púrpura, azul,

siempre vivo, encaramado en los faldeos

con los dedos cercenados por las calles.

Siempre con los pies enraizados en el ayer.

Escrito por:

Martín-Saavedra-Chávez Del libro Memorias adyacentes (2017)

Publicado por Aguja Literaria

#Reflexiones #Naturaleza #Vida

20 vistas