DESDE UNA SILLA

Portada Desde una Silla.jpg

DESDE UNA SILLA

Alfredo Gaete Briseño

Ficción / Drama

146 páginas

Tapa blanda (Papel)

eBook (Libro electrónico)

logo kobo.png
barnes and noble COM logo.gif
24symbols.jpg
Casa del libro.png
nubico logo.png
storytel-logo-og.jpg
libreria-de-la-u-logo.png
logo scribd.png

Cristóbal es un adolescente inquieto, creativo, admirado por sus amigos, y a la vez incomprendido por sus padres y profesores. De pronto, todos ellos se ven enfrentados a una enfermedad que lo postra en una silla de ruedas.

 

El lector recorrerá junto a él momentos importantes de su vida y compartirá su cruel realidad con quienes lo rodean. Una historia conmovedora que el lector vivirá también desde la silla de Cristóbal.

 

Esta novela de ficción posee un profundo contenido humano, que invita a los adultos a reflexionar sobre su relación con los jóvenes. En el proceso educativo, muchos padres y profesores pierden de vista su propia historia juvenil y, con una sesgada percepción del mundo, pretenden forjar los destinos de sus hijos y alumnos. "Desde una silla" alerta respecto a que la realidad de estas personas mayores, así como sus creencias y recuerdos distorsionados, pueden influir negativamente en los intereses de niños y adolescentes. Nos enseña que la formación nunca debe centrarse en retos y reproches, sino en cariño y comprensión, además de recordarle a los padres que alguna vez fueron hijos, y con el paso de los años no lo olviden.​

BOOK TRAILER

 

CRÍTICA DEL LIBRO

Claudia Cuevas Moya:

Desde una silla, novela de ficción perteneciente al mundo real cotidiano, plasma en sus páginas la historia de un adolescente con marcadas características de líder: espontáneo, inteligente, carismático y de personalidad envolvente; sin embargo, esos mismos rasgos tan admirados entre sus pares, se convierten en un problema e incluso una amenaza para sus padres y el grueso de sus profesores, quienes lo tachan como “niño problema”.

El desarrollo de la historia se inicia con el protagonista postrado en una silla de ruedas, rodeado de sus recuerdos más significativos y con la interrogante acerca de su estado de salud, ya que padece una enfermedad desconocida que lo mantiene inmovilizado de la cintura a los pies.

En la trama, tres mujeres forman parte importante de su vida: su primer amor, de carácter platónico; el segundo, de una chica de su edad y, en tercer lugar, la sincera amistad con una  jovencita que conoce en el verano y a quien revela ciertos descubrimientos que él ha comprendido sobre el comportamiento humano.

El texto deja en evidencia una crítica social sólida que descubre el enfoque inadecuado de los adultos respecto a la juventud y los paradigmas educativos utilizados por años sin obtener resultados positivos, encasillando a los más valiosos componentes de la sociedad a unas aulas en las que se reprime y destruye su creatividad.

Un texto lleno de emociones e intensos episodios presentados al lector desde el punto de vista de este adolescente quien, de un día para otro, debe comenzar a ver la vida desde su silla de ruedas.

El estilo propio de Alfredo Gaete Briseño, también está muy presente en este sincero y ameno relato, encarnando completamente a su protagonista y su mundo interior, en un manuscrito de agradable lectura, sencilla y amigable, con un final novedoso y conmovedor, muy bien logrado.

Es una novela dirigida a todo tipo de lectores, puesto que tanto jóvenes como adultos pueden sentirse parte de la historia, ya sea como protagonistas o testigos.

 

Claudia Cuevas Moya

Editora Aguja Literaria

Marcela Silva Ramírez: 

La novela Desde una silla, del autor Alfredo Gaete Briseño, atrapa de manera conmovedora al lector, sumergiéndolo con agilidad y veracidad en su profundo contenido humano. Da cuenta de la experiencia de su protagonista, un adolescente que debido a una enfermedad debe permanecer en una silla de ruedas.

A medida que pasan los días, Cristóbal plasma su fortaleza interior, desde un juego mental donde sus recuerdos, su realidad y su imaginación, generan escenas fantásticas que como un film transcurren en su casa de la playa, en un marco conformado por el mar, la arena y el cielo.

Desde una silla se conecta al movimiento literario “La corriente de conciencia en la novela”, literatura cuyo contenido es la problemática existencial del hombre contemporáneo y su constante exploración psicológica para detectar los móviles que la orientan. La técnica faulkneriana que ya había comenzado Joyce y la Woolf se traduce en superposiciones de las realidades conscientes e inconscientes. El nivel de la subconsciencia es explorado al punto de hacer aparecer al hombre como conducido por ella y también como abatido. Lo onírico y lo real es conocido a través de monólogos interiores y retrocesos en el tiempo con todo lo imprevisto e instantáneo que resulta la psiquis humana. William Faulkner reviste la importancia de uno de los más importantes modelos de la narrativa contemporánea. En él se aunaron los intentos y logros de una generación creciente y madura. Actualmente casi no hay narradores que no hayan seguido la huella que, además, es representativa de una forma diferente y legítima del hombre para enfrentarse en su realidad. Por eso pienso que la novela del autor, Alfredo Gaete Briseño, debería ser integrada en el Programa Oficial del Ministerio de Educación, dentro del ramo Lenguaje y Comunicación, siendo un ejemplo lector a seguir por profesores, alumnos y apoderados, en vista de la superación del ser, la comprensión entre ellos, el equilibrio familiar, la amistad verdadera, el perfeccionamiento educativo y la salud mental social.

El protagonista, que nos da una respuesta consistente en la tarea educativa, influye en su profesora de Literatura, quien dispuesta a superarse en su rol de maestra, luchar contra el sistema, y desprenderse de la mediocridad de sus colegas, decide dedicarse a formar niños con problemas de aprendizaje. En reciprocidad, Cristóbal crea un puente hacia la observación del comportamiento de los adultos, lo difícil de comunicarse entre los hombres, la soledad, el abandono y la búsqueda de la amistad.

A medida que la historia avanza, el protagonista recurre a la felicidad del pasado dentro del mundo onírico, viviendo diversas situaciones propias de los adolescentes, pero desde una mirada que ha madurado a fuerza de los golpes dados por su enfermedad. Encontramos aventuras enfocadas en encuentros inundados de sensaciones con el sexo opuesto, el despertar a la realidad de su patética invalidez, y aventuras donde descubrimos lo maravillosa que es la imaginación.

Mientras se pregunta si volverá a caminar, percibe el abismo entre sus padres y él, que poco a poco va siendo franqueable gracias a su aguda percepción, que le permite dar testimonio de la visión crítica del mundo de los adultos, dando un golpe a la entereza de su progenitor, cuya consciencia va grabando la transición de su rebeldía y potencial creativo, propios de todo adolescente sano.

La situación de Cristóbal pone a todos de cabeza, especialmente a su madre, en quien aumentan las culpas respecto a sus conductas pasadas para con su hijo, lamentando no haber comprendido la importancia de sus travesuras y no haberlo amado sin reproches.

Son páginas repletas de escenas potentes que dan cuenta de cómo la realidad de los padres distorsiona de forma macabra los intereses de los hijos.

Una lección de vida que un adolescente da a los adultos, sumidos en sus sesgadas verdades, pobres de espíritu, ciegos e ignorantes del potencial creativo de los jóvenes. Lección que también alcanza a amigos, compañeros, profesores, padres y amores, todos prendados a su gracia y esencia de líder genuino. Una novela que nos deja una misión por cumplir y un legado de trascendencia.

Marcela Silva Ramírez

Escritora