ABEJAS

Actualizado: 5 de dic de 2019


Somos núcleo, somos cepa;

somos las abejas:

esclavas del trabajo,

obreras por instinto.

Si alguna llegase a despertar,

sería absorbida

y eliminada por la masa.

Entre plantaciones y arboledas,

desde los recónditos apiarios,

como mucílago y linfa mal dirigidas,

nuestra moral es la heteronomía:

"La abeja haragana" es nuestra biblia,

toleramos al zángano, néctar del clímax,

y en vano danzamos para una reina

dictadora y promiscua,

títere del aceite humano,

responsable del colapso apiscida.

(Consciente él, ignorantes nosotras,

de que en este altibajo pecorear,

las abejas son como las personas:

“canta en voz baja

si no quieres perder la cabeza,

porque la miel es nuestra amarga vida

y, la cera, el cirio de nuestra despedida").


Escrito por:

Francisco-Valenzuela

#Abejas #Néctar #Reina #Danza

16 vistas