APOLOGÍA

Actualizado: 24 de dic de 2019


Humor negro de mi demencia

te agradezco por los sarcasmos

y las iluminaciones.

Me permites tocar

los soles bajo tierra,

el revés, de las germinaciones,

el cementerio de los barcos

oxidados, donde amarran

sus trenzas las medusas.

Exaltada corro

tras el último tren

la rueda es una caja.

Lágrimas brotan

de mis orejas sordas,

caen en el hueco

de mi ombligo.

No doy excusas,

no hago especulaciones,

no reparto panfletos.

Celebro a la materia gris

por el derecho a la libertad

de escribir alucinaciones,

delirios y estupideces.


Escrito por:

Helena-Herrera-Riquelme



#Apología #Tren #Medusas #Delirios

5 vistas