ELEMENTOS

Actualizado: 24 de dic de 2019


¡Bendita, Tierra!

Verdes copas que apuntan

hacia el cielo.

La raíz, tejido firme entre las piedras,

defiende al hombre de la lluvia

y su jirón violento

del sol que taladra la piel

y la sed desértica.

Sigilosa se aleja la nevada

viaja la flor por estaciones amarillas

todo gira en paz.

Una extraviada nube del desierto

acuna en la montaña y precipita.

El cauce de los ríos se agiganta

enloquecidos corcovean.

Vi casas navegantes,

ventanas invertidas,

terror en el ojo del caballo.

Contrito el hombre se arrodilla

en medio del caos.

Promete nunca más pecar.


Escrito por:

Helena-Herrera-Riquelme

#Naturaleza #Vida #Mundo #Humanidad

3 vistas