A MI SOBRINO

Actualizado: 5 de dic de 2019


Mes de julio. Entre dos estaciones,

entre esas calles tú naciste,

mas nada tengo para obsequiarte,

regalo de Dios, guerrero innato,

como el Diablo a su sobrino,

como la oveja negra al patito feo.

No esperes que te eduque.

Para eso estarán tus padres

en sus primeros pasos,

tus profesores y la sociedad

en tu maleza, en tu tabla rasa.

Sé autocrítico.

No esperes que te ilusione.

Para eso estarán el viejo pascuero,

el conejo de Pascua,

el hada de los dientes.

La realidad supera la ficción.

Sé auténtico.

No esperes que seamos amigos.

Para eso estarán tus pares

jugarán, discutirán,

se aburrirán, llorarán contigo.

Para eso estarán tus pares.

Ámate a ti mismo.

No esperes que te corrija.

Para eso estará la policía

con sus cárceles,

la iglesia con sus penitencias,

la escuela con sus suspensiones.

Ten autodisciplina.

No esperes de mí esas cosas.

Pero si lo que necesitas es

un hombro para desahogarte,

una boca para alentarte,

un oído para confesarte,

cuenta conmigo a manos llenas.

Cuenta conmigo. Te quiero a morir.

Escrito por:

Francisco-Valenzuela

#Infancia #Emociones #Familia

47 vistas