Movimientos literarios: modernismo


El desarrollo de diferentes movimientos literarios corresponde a los cambios sociales, políticos y culturales que afectan a una generación. A partir de ahí, se gestan nuevas inquietudes estéticas y artísticas que pretenden reflejar la sensibilidad y el pensamiento de su época. Por ello, en esta ocasión te contamos sobre el modernismo.

¿En qué consiste el modernismo?

Se trata de un movimiento literario que se gestó entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX (entre 1875 y 1921 aproximadamente), aunque diversos autores asocian su inicio con la publicación de Azul (Rubén Darío, 1888).

Desde sus comienzos, se presentó la dificultad para definir al movimiento, pues la palabra “modernismo” también designa corrientes artísticas que se desarrollaron en Cataluña, Brasil y Portugal (con pocas similitudes entre sí), además de un movimiento teológico y una época cultural.

Por ello, es necesario especificar que con modernismo nos referimos a la corriente literaria que se desarrolló en Hispanoamérica y España, aunque existen diferencias entre la producción literaria que se dio entre el Nuevo y el Viejo Continente. Se publicaron textos narrativos y poéticos, aunque la poesía tuvo mayor relevancia en el desarrollo del movimiento.

Algunos de sus representantes fueron Rubén Darío, Salvador Rueda, Manuel Gutiérrez Nájera, Amado Nervo y Leopoldo Lugones, entre muchos otros.

Contexto de aparición del modernismo

En América Latina, el modernismo surgió como una corriente heterogénea que perseguía una renovación poética. Al igual que otros movimientos literarios, quería encontrar nuevas maneras de decir y sentir; por ello, los escritores pretendieron alejarse de los excesos del romanticismo y el espíritu utilitarista que surgía con la ascensión de la burguesía.

Sus principales motivaciones fueron distanciarse de la actitud que predominaba en la poesía en español, por considerarla “acartonada”, además de plagada de clichés y frases hechas. El espíritu modernista perseguía la renovación y la originalidad, aunque para ello se alejaran de las corrientes españolas para acercarse a las que se desarrollaban en Francia. Por este motivo, existía cierta independencia a la hora de producir textos que se identificaran con este nuevo modo de pensar, sin prestar tanta atención a las influencias de cada escritor; esto ayudó a que se desarrollara como un movimiento literario heterogéneo.

Aunque repudiaron de los excesos del romanticismo, como el uso de imágenes repetidas y lugares comunes, compartían la búsqueda de sonoridad en la poesía y la exaltación de las emociones líricas. Junto con esto, tomaron recursos de corrientes francesas como el simbolismo, el parnasianismo y el naturalismo, entre otras. Esto ocurrió porque ningún movimiento artístico o social nace separado de aquellos que le precedieron; en su lugar, surgen como respuesta a ideales que se consideran caducos por no reflejar la sensibilidad o los problemas de la época en que se desarrollan, ya sea transformando lo existente o intentando que desaparezca.

De forma resumida, estos serían algunos de los objetivos o motivaciones de los poetas modernistas:

  • Espíritu cosmopolita, querían alejarse de la tradición para que la literatura hispanoamericana tomara una universal.

  • Búsqueda de nuevos valores filosóficos y religiosos.

  • Encontrar en la literatura una solución estética a los problemas relevantes de la vida.

  • Anhelo de transcendencia espiritual y unión con el universo.

  • Rechazo al plagio y la imitación.

  • Distanciamiento del utilitarismo que dominaba en la época.

Estos objetivos crearon mucho rechazo hacia los poetas modernistas, hasta el punto de que el término comenzó a utilizarse para mofarse de ellos, al considerarlos poco más que unos latinoamericanos afrancesados. Sin embargo, la calidad literaria de los textos y la aspiración a alcanzar la belleza, un factor común entre sus representantes, lo consolidaron como tendencia literaria, a pesar de formarse a partir de características que en algunos casos son contradictorias.

Aunque el inicio del movimiento estuvo marcado por un alejamiento de la realidad inmediata del continente, posteriormente se desarrolló una corriente mundonovista que pretendía retornar la mirada al Nuevo Continente para encontrar una forma de expresión que reflejara el sentir hispanoamericano.

La próxima semana, te hablaremos sobre las características de este movimiento literario.


Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria



Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#GénerosLiterarios #Escribir #MovimientosLiterarios