top of page

Entérate de concursos, publicaciones en el Blog y más.

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

La amante




Ella ya descubrió

el precio de ser amante:

sensaciones segundas,

otoños galantes.


Ella, rumor en el parque

de los niños jugar:

doncella y virgen

al compás de la Oscuridad:


“Sí. Nada que perder.

El tiempo ha de correr.

El ocaso grita ‘¡Oui!’.


No sé qué decir.

Me quiero morir

si no estás aquí”.



Ante el Abismo que

le mira y viceversa,

la amante es un

sueño sin sueños:


Suyo no es. Mas sí

de él. Rompe el piso

muerde el polvo

acaba pronto:


“Sí. Nada que perder.

El tiempo ha de correr.

El ocaso grita ‘¡Oui!’.


No sé qué decir.

Me quiero morir

si no estás aquí”.



Ese es el precio:

su dolor, sus placeres.

No existen secretos:

le espera la muerte:


Uno, dos: oscuridad.

Tres, cuatro: fosfeno.

Cinco, seis: abismo.

Siete, ocho: eigengrau.


Polvo sobre polvo

olvido, real recuerdo

Nergal, Seol, Hades.


Fin de la amante.

Ninguno a la vista

olvidará su nombre.





Escrito por:

Francisco-Valenzuela

Comentarios


Entradas destacadas
Entradas recientes
bottom of page