top of page

Entérate de concursos, publicaciones en el Blog y más.

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

Una Muerte




Toda osadía afectiva de última hora

despierta en mí la náusea y el asco

¿De qué va el recuerdo de ése

a quien se dejó de querer?

No somos dioses para insuflar

espíritu en un cuerpo

apenas vamos entre limaduras del goce

dormidos estamos cuando despiertos.

No me dejó amarlo

porque ningún perdón suyo lavó mi nombre;

al niño indefenso decidió atarlo

al odio que es culpa para que así le honren.

Trono aureolado de agonales estrellas,

iconostasio que por religión me heredaste,

fiel creyente fui junto a las más bellas

las muertas que por generación desahuciaste.

He aquí al poeta que levanta cabeza

sobre esta fatalidad familiar,

un simple cristiano de falsas certezas,

hombre sin fe, por algo será.

¡Que no sea más una herejía!

El cuerpo del Hijo

es la tumba

del Padre.


Escrito por: Andrés Hübner

Del poemario próximo a publicar con Aguja Literaria, Boca de un diablo

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
bottom of page