Importancia de la inscripción en Derechos de Autor

Actualizado: 12 de mar de 2019


Colocarle el punto final a tu obra provoca una mezcla de emociones encontradas. Tras la alegría de haber culminado tu trabajo creador, te asalta una temible pregunta: ¿y ahora qué? Siguiéndola, aparecen otras interrogantes: ¿buscas la opinión de un primer lector?, ¿deberías publicarla?, ¿dónde la puedes editar? En medio de esto, es común dejar de lado un factor tan importante como lo es la inscripción de los derechos de autor. ¿Sabes de qué se trata? ¡Aquí te lo contamos!


¿Qué es el derecho de autor?


Consiste en el reconocimiento de la autoría sobre una obra, ya sea literaria, artística o científica. Este reconocimiento viene dado por la identificación de una persona (o un colectivo de personas, cuando sea el caso) como dueños intelectuales de la obra en cuestión, a quienes les corresponde la potestad de difusión; al mismo tiempo, el derecho de autor impide que alguien más se adueñe de esa creación.


Es necesario señalar que el derecho de autor no protege la apropiación de una idea, sino la materialización de esta en una obra concreta (un libro, una grabación, una pintura, entre otros). A nivel internacional, el organismo encargado de velar por el cumplimiento de los derechos de autor es la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), mientras que en Chile es regulado por las siguientes leyes:

  • Código Civil

  • Constitución Política de la República

  • Ley 17.336 de Propiedad Intelectual


¿Cuál es la importancia de registrar los derechos de autor?


La inscripción de los derechos de autor se realiza a través del Departamento de Derechos Intelectuales (DDI). La importancia de realizar el registro radica en que permite beneficiarse económicamente de la obra, en caso de que esta tenga distribución comercial o genere dividendos. Este beneficio económico abarca toda la vida del autor y se extiende hasta setenta años después de su muerte, por lo que sus familiares cercanos pasan a ser quienes reciben las regalías.


La inscripción de la obra también disminuye el riesgo de que sea plagiada, pues se considera como autor a la persona que aparece en el registro, a menos que se pueda comprobar lo contrario. Además, gracias a esta inscripción es ilegal que otras personas o instituciones reproduzcan parcial o totalmente la obra, o que la exploten y promocionen sin la autorización explícita del autor.


En conclusión, inscribir tu obra protegerá tu propiedad intelectual como autor, de esta forma evitarás que otras personas traten de beneficiarse con tu creación o pretendan adjudicarse el producto de tu esfuerzo.

Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria

Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Derechosdeautor #Escritor #Leyes