Cómo enfrentarse a la hoja en blanco

Actualizado: 6 de mar de 2019


¿Cuántas veces te has sentado frente al computador con una idea en mente que no sabes cómo abordar? ¿Te ha pasado que de pronto sientes ese fuerte impulso de escribir, tienes toda la inspiración a flor de piel, sin embargo, apretar la primera tecla parece ser una decisión importante que no te sientes capaz de tomar?


Estimado escritor, no te sientas menos creativo ni falto de ideas por eso. En ocasiones el temor a la hoja en blanco te puede hacer creer que ya se te acabaron las ideas, no obstante, solo se trata de un proceso mental que debes finalizar, eso que los escritores generalmente llaman “bloqueo”.


Estos famosos bloqueos, no solo se manifiestan en la literatura, también en el resto de las artes. Los pintores pueden temer al lienzo virgen y los escultores a la greda fresca aún sin forma. Crear no es sencillo, y decidirse por dar una estructura y una dirección a una idea previamente concebida, pero inacabada, es a veces un proceso complejo.



Cómo puedes liberarte de un bloqueo literario


Lo primero es mantener la calma. Nada sacas enfureciéndote contigo mismo y con el computador. Te recomiendo seguir los siguientes pasos:


1. Deja a un lado el documento en blanco y abre otro.


En este nuevo documento vas a escribir ideas sueltas con total libertad. Tienes permitido cometer errores y redundar las veces que quieras. No estás escribiendo tu obra, sino generando ideas para el primer boceto de esta. (Lo puedes hacer tanto en el computador como en una hoja de papel).


2. Une de a poco las ideas, frases o conceptos que has escrito.


Elimina lo que no te agrada y deja aquello que creas que te puede servir.


3. Anda por un vaso de agua, un café o algo dulce.


Sí, te estoy pidiendo que te levantes y hagas una actividad diferente. Muchas veces nuestro cerebro colapsa al verse presionado a hacer algo para lo que aún no está preparado, o simplemente está muy distraído. Puede ser que de camino a preparar dicha infusión nuevas ideas acudan a tu mente. Puedes incluso salir por una bebida, ir por un helado, charlar por teléfono con alguien, mirar por la ventana, escuchar una canción (esto último ayuda bastante), etc. Mientras no te tardes demasiado, no hay problema.


4. Vuelve a tus apuntes, agrega las nuevas ideas, elimina las que antes te parecían correctas, pero ya no.


Verás que de pronto todas esas ideas sueltas se van transformando en algo más sólido y preciso.


5. Si eres del tipo de escritor que necesita un primer impulso para dar rienda suelta a su creación, estás listo.


Solo debes visualizar lo que quieres escribir y la idea de cómo iniciar llegará sola. Si no te convence del todo la puedes cambiar después, una vez que tengas avances en tu manuscrito. Ahora, si eres de esos autores que necesitan concebir la idea completa antes de redactar el primer párrafo, este es el momento de generar la estructura inicio-desarrollo-cierre (en caso de ser narrativa) o definir los temas de las primeras estrofas (si se trata de poesía).


6. Enfrenta el documento en blanco y escribe sin miedo aquello que tienes en la cabeza.


Si no te gusta, lo borras y reescribes. De todos modos, no se te va a olvidar la esencia de lo que quieres escribir, ahora solo estás buscando la forma precisa.


7. Da rienda suelta a tu imaginación y deja que el manuscrito vaya tomando forma.


Así ya tendrás las primeras páginas de tu cuento, novela o poema.


8. Si seguiste estas recomendaciones y no lograste escribir algo, el mejor consejo que te puedo dar es que dejes “reposar” el documento.


Necesitas aire, y no un poco, sino una cantidad considerable. Tómate unas horas, has otra cosa, duerme un rato. Deja que tu cabeza se aquiete para que, cuando vuelvas a sentarte frente al computador, el estrés haya desaparecido y escribas por placer y no por presión.


Espero que cuando te encuentres con uno de estos bloqueos, los consejos mencionados te sean útiles.


Este artículo fue escrito por:

Claudia Cuevas Moya

Coordinadora de Edición de Aguja Literaria

Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Hojaenblanco #Escribir