¿Qué es la novela negra?


La novela negra es un subgénero de la narrativa policial. Se desarrolló en Estados Unidos durante el siglo XX, momento en que se publicaron las primeras historias en revistas y, luego, las primeras novelas.

Debe su nombre a Marcel Duhamel, traductor y editor de Ediciones Gallimard que en 1945 publicó la Serie Noire, dedicada al género policial. Además, existe una derivación de la novela negra denominada hard boiled, donde las historias están marcadas por un fuerte contenido sexual y violencia explícita.

Características de la novela negra

Se trata de un relato que gira en torno a crímenes y un detective, pero se aleja de la historia policial clásica porque el detective no es el eje principal de la narración. En su lugar, se privilegia a los personajes marginados y a los delincuentes, los cuales utilizan argot coloquial o callejero para expresarse. De igual forma, los personajes de estratos más altos emplean un lenguaje acorde a su profesión, con lo cual resulta clara la oposición entre ellos.

Otra diferencia crucial es que el detective ya no es el calculador personaje de la historial policial tradicional. Es más rudo, posee vicios y no teme ensuciarse las manos con métodos poco ortodoxos para resolver el crimen. Aunque cumple con su trabajo, su imagen es la de un perdedor o un profesional venido a menos. Además, no es inmune y puede morir.

Es frecuente que se utilicen verbos de movimiento, pues las escenas de acción son parte importante de la trama. Se prefiere el narrador protagonista, ya sea este el detective o el propio criminal, pero también es posible encontrar obras con narradores omniscientes o testigos.

Por lo general, las historias se narran en pasado y el tiempo es lineal, solo se tienen antecedentes de hechos anteriores por testimonios de personajes secundarios. Además, el narrador lleva de la mano al lector y le detalla los pasos que da, haciéndolo partícipe del misterio.

Suele desarrollarse en espacios urbanos opresivos y realistas, donde la amenaza del crimen se percibe en cada esquina y los personajes son conscientes de que su seguridad peligra. Por ello, el detective se mezcla con los estratos más bajos de la sociedad para resolver el crimen, lo cual también aporta una dosis de crítica social.

El crimen es una excusa para reflexionar en torno a la violencia y sus motivos, por lo que la brutalidad y la crueldad son ingredientes habituales de la novela negra, así como los vicios, la corrupción y la crisis económica y social que degradan a los personajes. El crimen organizado, las mafias y el terror que estas provocan se encuentra latente en toda la narración. Existe misterio, pero no es el eje principal de la historia, ya que el lector puede asistir a la gestación del crimen, y, por lo tanto, conoce a sus perpetradores. Lo que interesa en la novela negra es lo que sucede como consecuencia de ese crimen.


Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria



Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#GénerosLiterarios #Narrativa #GéneroPolicial