PENSAMIENTOS ANCIANOS


Cuando eras niño buscabas

mi protección. Te eduqué

con amor incondicional

forjando tu futuro.

En mi ancianidad me miras

con desprecio.

Soy un estorbo para ti,

desprecias mis arrugas,

ignoras mis palabras que

balbucean por el paso de los años.

Me niegas el cariño,

insultas mis canas.

Tu abandono recome mis entrañas.

No seré una carga para ti,

cuando muera visitarás mi

sepultura, te recibiré con

una sonrisa que jamás verás.

No comprendo tu abandono

eres mi hijo y te amo.


Escrito por:

Esther-Ruiz

#Abandono #Familia #Sociedad #Tristeza

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

Entradas destacadas
Entradas recientes