HECHIZO


La luna era distinta aquella noche

áspera y brava, había magia.

Bajó de sus volcanes humo y lava

la inquietud despertó rumores

sentenciosos (“Alguien caerá”, dijeron).

Y fui yo

sin saber electrizada te seguí

erráticos cruzamos el desierto

afiebrados de espejismos.

Impaciente vacié toda el agua

de mi río subterráneo

y no calmé tu sed.

Se alzó mi ciudad adormecida

soltamos las amarras.

¡Qué importan los eclipses,

el fuego del infierno!

¡Qué importa el fin del mundo!

La luna era una bruja y nos seguía

tu cuerpo ardió la noche entera

bajo su luz rojiza.


Escrito por:

Helena-Herrera-Riquelme


#Emociones #Encuentro #Noches #HelenaHerreraRiquelme

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

Entradas destacadas
Entradas recientes