MUNDO LITERARIO


“Me tiene cautivado el personaje de mi novela”, piensa Raúl, mientras escribe puntos suspensivos y bebe un sorbo de café.

—Te prepararé uno —dice a Itlán, su personaje.

En la cocina, toma una taza, vierte el agua caliente y revuelve las letras. Itlán lo espera sentado en el sillón.

—Sé que te gusta con dos de azúcar.

A la distancia, da dos golpes a la pequeña cuchara contra el borde de porcelana, para luego reposarla sobre el plato.

—Estoy en desventaja contigo, Raúl. Sabes todo sobre mí; en cambio, no sé nada sobre ti. Por ejemplo, ¿cómo te gusta el café?

—No me gusta… Solo lo describo.

Escrito por:

Almma-Balcázar

#Escritura #Literatura #Procesocreativo #AlmmaBalcázar

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

Entradas destacadas
Entradas recientes