top of page

Entérate de concursos, publicaciones en el Blog y más.

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

RUBAIYAT



Rubaiyat y Profeta. Khayyam y Gibran.

Vino y exilio, verso y prosa que vibran.

En tu mesa de noche ponte a leerlos

porque a mitad de camino nada cobran.

Ignoro aquel que este cuarteto tradujo.

¿Edward Fitzgerald mi cuarteto tradujo?

Sueño irónico sobre justos e injustos:

No. Francis Scott Fitzgerald me lo tradujo.

Los escritores, como generaciones,

pretenden ser mesías con sus vaivenes.

Ambicionan ser los rebeldes del siglo,

mas ignoran que como se van, tú vienes.

Bebed de la vida mientras seas joven,

piensa en muchas cosas y ve pa qué sirven,

porque al fin y al cabo Dios pedirá cuentas.

Vida y muerte son esas cosas que os sirven.

No olvides cuidar de tu buena presencia.

Da vino y “ácido” al que vive en miseria;

porque la vida es un sueño no leído

donde necesitamos de su paciencia.

El niño juega y el joven se rebela.

El adulto ama, el maduro se desvela.

La vejez, amada popa del pasado,

es camelo engatusado, carabela.

Aprende del gran faraón Ozymandias.

Vida y obra dignas de tragicomedias.

Pies de barro, soberbia piel de sus días.

Poema de Shelley, también enciclopedias.

No te olvides de los santos no ejemplares:

páginas licenciosas y vidas nobles;

ciencia concreta, no difusas morales,

que inspirará a muchas más generaciones.

Señor, dame la economía perfecta:

mi cráneo un barril, mi boca una copa;

porque bajo tierra olvidarás mi nombre;

como persona ida, ni un alma a la vista.

Siempre pienso a futuro: cientos y miles.

“La vida no tiene sentido”, me dices,

“Los demonios son pura luz y belleza.

Todos los ángeles se visten terribles”.

Jamás dejes de lado ciertos placeres,

porque tras la muerte solamente hay noches.

Jamás tras la vida prevalece el nombre,

porque tras la muerte barro solo comes.

Gracias, muerte bendita, porque no juzgas

nuestras cobardías, crímenes, mentiras.

Gracias, sol, bendito eres, porque la vida

que das, nos la quitarás… cuando fallezcas.

Nunca di ni quité sentido a la vida.

Para eso la Constitución y la Biblia.

Para Dios, mueres, vuelves: polvo solo eres.

Para las leyes, mueres: todo es mentira.

Escrito por:

Francisco-Valenzuela Fuente imagen:

Entradas destacadas
Entradas recientes
bottom of page