Santiago, 26 de septiembre de 2000





La tarde es

una herida tibia.

La primavera estacionó

con brío, resurrecta.

Otra vez diáfana,

otra vez blanca,

otra vez en estallido,

y otra vez en torbellino.

De nacimientos

como pariendo felinos,

tras el follaje

del invierno.

Escrito por:

Francisco J. Alcalde Pereira Del libro Fuegoihierro (2017) Publicado por Aguja Literaria


#Primavera #Estaciones #Tiempo #FranciscoAlcaldePereira


Haz click aquí para enviarnos tu texto:

Entradas destacadas
Entradas recientes