Cómo escribir literatura de ciencia ficción


¿Eres de los que disfrutan con la literatura de ciencia ficción? ¿Imaginas que estás en aquellos escenarios increíbles cuando lees algo de Ray Bradbury, Julio Verne, Mary Shelley u otros exponentes del género? ¿Tienes ganas de crear tu propio relato de este tipo, pero sientes que no cuentas con los conocimientos necesarios para que tu texto sea convincente y atractivo para el lector? Pues déjame ayudarte con eso, a continuación, describiré a grandes rasgos el género y te daré algunos consejos para que comiences a escribir esa obra que tanto quieres.


En primer lugar, tienes que saber qué es la ciencia y qué es la ficción según los diccionarios:


Ciencia


Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva, y comprobables.


Ficción


Invención, cosa fingida. Clase de obras literarias o cinematográficas, generalmente narrativas, que tratan sobre sucesos y personajes imaginarios.


Te estarás preguntando: ¿Cómo dos términos tan opuestos pueden componer una rama literaria tan amplia? ¡Pues con la imaginación de los escritores! Pero no es sencillo. Como pudiste ver, ciencia es aquello comprobado, y ficción, su opuesto, lo que no existe. La maravilla de esta fusión es combinar conocimientos sobre lo existente o conocido y llevarlo al plano de las posibilidades, de lo que podría pasar si…


Al momento de comenzar a escribir tu obra, deberás tener en cuenta lo siguiente:


La ciencia ficción corresponde a un mundo literario que parte de las ideas científicas para narrar una historia sobre sociedades futuras o mundos paralelos. Más exactamente, se ocupa de sucesos que aún no han tenido lugar, ofreciendo un análisis racional de sus causas y consecuencias.


Luego, deberás preguntarte sobre qué quieres escribir. La ciencia ficción es muy amplia y sus temáticas más conocidas son las siguientes:


- Vida en otros planetas (Ray Bradbury, Crónicas marcianas).


- Viajes a través del tiempo (Herbert G. Wells, La máquina del tiempo).


- Prospección del futuro, profecías (Julio Verne, Veinte mil leguas de viaje submarino).


- El fin del mundo (Stephen King, Apocalipsis).


- Revolución social radical (Aldous Huxley, Un mundo feliz).


- Robótica e inteligencia artificial (Isaac Asimov, Yo, Robot).


Una vez que hayas elegido tu tema, lo más importante es situarte en el tiempo. La mayoría de las historias sobre ciencia ficción se desarrollan en un futuro lejano en el que posiblemente cualquiera de los temas anteriores se ha desarrollado, como el avance de la robótica, los experimentos, la creación de un virus que propaga una plaga, la invasión extraterrestre, el fin del mundo por falta de recursos, etc.


Después de crear tu visión del futuro y poner en jaque a la humanidad con alguno de los temas mencionados, debes describir cómo es el mundo que has creado, cómo viven las personas, por qué han llegado al estado en el que están y proponer algunas soluciones.


Con tu mundo descrito, es momento de dar vida a tus personajes. Recuerda que deben ser auténticos y distintivos, el lector necesita admirarlos o identificarse con ellos.


El conflicto también es muy importante, ya que, sin conflicto, no hay historia.


Ejemplo:


Estás escribiendo sobre la invención de una nave que llevará a la humanidad a un nuevo planeta debido a que la Tierra ya no posee recursos naturales. La misión va bien, excepto porque la nave se destruye en el primer viaje y no hay tiempo para construir otra y salvar al resto de la población antes del fin del mundo…


Lo otro que debes tener en consideración es que, por muy ciencia ficción que sea tu obra, es necesario que sea creíble para el lector; si le sugieres escenarios demasiado inverosímiles, no sentirá empatía por tu obra y, por ende, dejará de interesarle.


Escúdate en describir muy bien las escenas, dar realismo a la trama y entregar las explicaciones necesarias para tus lectores; si ellos no entienden la visión de mundo que deseas entregarles, no sentirán interés en la lectura.


Por último, no busques finales prefabricados.


Ejemplo:


Los robots comienzan a tener sentimientos humanos.


El fin del mundo es reversible gracias a un invento científico.


Todo lo ocurrido era un sueño del protagonista.


Los invasores extraterrestres borran la memoria de los humanos…


Y la lista suma y sigue.


Tu final debe ser original, interesante, único, tiene que resaltar entre todos los escritos con anterioridad. ¿Cómo puedes lograrlo? Con mucha investigación, imaginación, ingenio, ¡y un montón de ganas de escribir!



Este artículo fue escrito por:

Claudia Cuevas Moya

Coordinadora de edición de Aguja Literaria


Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#CienciaFicción #Escribir #Credibilidad