¿Cuándo usar el epílogo?


El epílogo es un escrito que se coloca al final de algunos textos literarios, académicos o científicos. En muchas ocasiones se confunde su función con la de un capítulo final, por lo que es necesario entender cuándo es necesario utilizarlo.

¿Qué es el epílogo?

Se trata de una nota breve que se añade al final de la obra a modo de conclusión, pero de ninguna forma constituye el espacio para incluir el desenlace de la trama en las obras literarias. Es un texto opcional que se añade luego de que la obra ha concluido. Aunque está estrechamente relacionado con el libro, se trata de un anexo que expone hechos posteriores a lo narrado en la trama o incluso ofrece una visión no literaria sobre la temática abordada.

¿Cuál es el objetivo del epílogo?

En los epílogos literarios, trasportar al lector al futuro, ofrecer la visión de otro personaje sobre el desenlace o utilizar al narrador para exponer un recuento de lo contado.

Por otro lado, los epílogos no literarios pueden presentarse de dos maneras:

  • El epílogo que forma parte de una obra de literatura: el objetivo es presentar una visión ensayística sobre el tema tratado.

  • El epílogo que forma parte de una obra no literaria: funciona a modo de resumen de los temas expuestos o añade datos recopilados en fecha posterior a la investigación realizada.

Ejemplo:

En textos que incluye datos estadísticos, el epílogo puede añadirse para actualizar las cifras en caso de una reimpresión o reedición.

¿Cuándo usar el epílogo?

En una obra literaria, utilizar un epílogo no es obligatorio, solo conviene emplearlo para realizar una reflexión final sobre el tema o para añadir un flash forward, es decir, un escrito de pocas páginas que hable sobre la vida que tuvieron los personajes después de resolver el conflicto planteado en la obra.

Un ejemplo de epílogo se encuentra en Los pies en la tierra y los ojos en la luna, Marisol Morales (Aguja Literaria, 2018). La novela cuenta la historia de una niña que sufre abuso sexual y las repercusiones que este trauma provoca en su vida adulta. El epílogo está constituido por un ensayo que analiza la problemática del abuso sexual infantil, ofrece datos extraídos de la Organización Mundial de la Salud y recomendaciones para padres.

¿Cuándo no usar el epílogo?

Como hemos dicho, el epílogo no es un elemento obligatorio en los libros, así que la obra puede prescindir de él. Nunca debe añadirse como capítulo final de la obra, pues, igual que el prólogo, se encuentra desligado de ella.

Este artículo fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria



Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Escribir #Publicaciones #Paratextos