Guía para ejercitar tu escritura I


Como escritor de narrativa, es necesario que conozcas elementos básicos de estos textos, como los diferentes narradores, los tipos de mundos posibles, la forma de organizar el tiempo, entre otros. Incluso conociendo estos elementos, puedes experimentar dificultadas para “soltar la mano” y escribir ese texto que tanto deseas.

A modo de ejercicio, pon en práctica algunas de estas técnicas:

Libre fluir de la conciencia

¿Te interesa escribir un monólogo interior? Los pensamientos son desordenados, son frecuentes los saltos de un tema a otro y las ideas entrecortadas. Ponerte en el lugar de tu personaje para lograr esto no es sencillo, pero puedes utilizar una técnica empleada por James Joyce: el libre fluir de la conciencia.

Frente a tu hoja, escribe las frases o ideas que se te ocurran, sin tratar de guiar tus pensamientos en un sentido. No es necesario que prestes atención a la ortografía o la coherencia, solo deja fluir tus pensamientos y transcribe tan rápido como puedas, luego corregirás.

El resultado puedes utilizarlo en tu historia o usarlo de guía para construir ese fragmento de pensamientos relacionado con tu trama.

Empieza por el final

Esta técnica narrativa es puesta en práctica en diversas obras, como Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez. Elige alguna situación (una muerte, un divorcio, una graduación, etc.) y narra la historia de tu personaje desde ese punto, yendo hacia atrás para explicar cómo llegó hasta ahí.

Para esto, es necesario que conozcas los tipos de tiempos de una obra literaria.

Ponte en los zapatos del otro

Como escritor, tus textos no siempre serán contados desde tu punto de vista; por esta razón, debes aprender a imaginar lo que pensarían distintos personajes y su reacción ante las situaciones.

Ejercicio:

Imagina una escena cotidiana, como una compra en el supermercado, la salida a un parque, etc. Ahora, visualiza en este escenario al menos a tres personas, como una madre, su hijo de doce años y una cajera. Intenta escribir un fragmento de la historia poniéndote en el lugar de cada uno de estos personajes frente a la acción de la escena, que puede ser una tranquila compra o un suceso llamativo, como el berrinche del niño mientras su madre compra.

Imagina:

  • ¿En qué piensa la mujer antes de llegar a la caja? ¿Cómo reacciona frente al berrinche? ¿Qué compró?

  • ¿Qué motiva al niño? ¿Qué estuvo haciendo minutos antes?

  • ¿Cuál es la actitud de la cajera? ¿Acaba de iniciar el turno o está deseosa por irse a casa? ¿Cómo ha sido su día?

Practica las tres posibilidades imaginando la realidad de cada uno de los personajes.

Ensaya un diario de vida

En general, el diario de vida está pensado para ser leído solo por su autor, lo caracteriza la libertad para expresar opiniones sobre temas o personas sin temor a ser juzgado. Este tipo de escritura te servirá para volcar impresiones sobre tus actividades diarias, algún hecho que haya llamado tu atención, etc.

¿Utilizarás este material luego? Quizá algunas opiniones te sirvan para construir un personaje, pero el objetivo principal es practicar la escritura diaria.

Lee y escribe

Leer evoca recuerdos, provoca reflexiones y te ayuda a hacer conexiones con diferentes ideas. Durante tus lecturas, resalta alguna frase que te evoque otras ideas y escribe un texto a partir de ella.

En un próximo artículo, te ayudaremos con más ejercicios de escritura. Ahora te invito a poner en práctica estos.

Este texto fue escrito por:

Zorayda Coello Freitas

Editora de Aguja Literaria



Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"

#Escribir #Narrativa #Poesía #Publicaciones