top of page

Entérate de concursos, publicaciones en el Blog y más.

Haz click aquí para enviarnos tu texto:

Estatua de sal




La ciudad era fuego, luz, calor y humo.

Solo alguien se atrevió a parar y mirar tras suyo.

Solo en siete segundos logró mirar


A través del humo de la desinformación

calor del silencio y la omisión.

A través de la luz de la ceguera y la negación

fuego del estigma y la demonización.


Solo en siete segundos logró mirar.

Mas, por mirar y/o escuchar lo que no debía,

se convirtió en estatua de sal.

Feliz el hombre o la mujer estatua de sal:

quien ayer fue persona non grata, temida y odiada,

hoy es querida y admirada por buscar la Verdad.






Escrito por:

Francisco-Valenzuela

Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes