¿Qué mundos literarios existen? | Parte II

¿Te gustó el primer artículo sobre los mundos literarios? ¿Quieres conocer el resto y descubrir cuál es el mundo que utilizas para dar vida a tus relatos? Bueno, te presento algunos más:

Mundo del absurdo

Es un mundo posible que implica la ausencia de la causalidad racional para los sucesos que ocurren y para las conductas de los personajes. No hay causas visibles para las actitudes de los personajes y muchas veces estas denotan demencia, enfermedad o carencia de sentido.

Este mundo está relacionado con la sátira, el humor y la crítica social. Los autores lo utilizaban mucho en el siglo XIX, entre ellos, Jean-Paul Sartre, Soren Kierkegaard y Eugene Ionesco.

Ejemplo:

Sra. Smith: El yogur es excelente para el estómago, los riñones, el apéndice y la apoteosis. Eso es lo que me dijo el doctor Mackenzie-King, que atiende a los niños de nuestros vecinos, los Johns. Es un buen médico. Se puede tener confianza en él. Nunca recomienda más medicamentos que los que ha experimentado él mismo. Antes de operar a Parker se hizo operar el hígado sin estar enfermo.

Sr. Smith: Pero, entonces, ¿cómo es posible que el doctor saliera bien de la operación y Parker muriera a consecuencia de ella?

Sra. Smith: Porque la operación dio buen resultado en el caso del doctor y no en el de Parker.

Sr. Smith: Entonces Mackenzie no es un buen médico. La operación habría debido dar buen resultado en los dos, o los dos habrían debido morir.

Sra. Smith: ¿Por qué?

Sr. Smith: Un médico concienzudo debe morir con el enfermo si no pueden curarse juntos. El capitán de un barco perece con el barco, en el agua. No le sobrevive.

Sra. Smith: No se puede comparar a un enfermo con un barco.

Sr. Smith: ¿Por qué no? El barco tiene también sus enfermedades; además, tu doctor es tan sano como un barco; también por eso debía perecer al mismo tiempo que el enfermo, como el doctor y su barco.

Sra. Smith: ¡Ah! ¡No había pensado en eso! Tal vez sea justo... Entonces, ¿cuál es tu conclusión?

Sr. Smith: Que todos los doctores no son más que charlatanes. Y también todos los enfermos. Solo la Marina es honrada en Inglaterra.

Sra. Smith: Pero no los marinos.

Sr. Smith: Naturalmente.

La cantante calva, Eugene Ionesco

Mundo de la ciencia ficción

En un artículo anterior, te conté en qué consistía este tipo de mundo e incluso te di la pauta para crear textos de este tipo. Te invito a leerlo si el mundo que te atrae es el de la ciencia ficción.

Mundo utópico

La palabra utopía se compone de dos términos provenientes del griego: “u”, que es una negación, y “topos”, que se relaciona con el concepto de lugar. Por lo tanto, podríamos traducir la palabra como el no lugar, o el lugar que no existe.

Tomás Moro fue su creador, pues para él el mundo ideal era uno en el que gobernaran la igualdad y la paz para que los seres humanos pudieran vivir en armonía. Sin embargo, este concepto dio lugar a muchos intentos de mundos perfectos que fallaron en el intento, debido a que lo que nos hace humanos es nuestra condición de pensantes, de ser diferentes al resto; mientras eso sea así, siempre existirán sentimientos negativos. Algunas obras pertenecientes a este mundo son: Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell, Ensayo sobre la ceguera de José Saramago y Farenheith 451 de Ray Bradbury.

Ejemplo:

Constituía un placer especial ver las cosas consumidas, ver los objetos ennegrecidos y cambiados. Con la punta de bronce del soplete en sus puños, con aquella gigantesca serpiente escupiendo su petróleo venenoso sobre el mundo, la sangre latía en la cabeza y sus manos eran las de un fantástico director tocando todas las sinfonías del fuego y de las llamas para destruir los guiñapos y ruinas de la Historia. Con su casco simbólico en que aparecía grabado el número 451 bien plantado sobre su impasible cabeza y sus ojos convertidos en una llama anaranjada ante el pensamiento de lo que iba a ocurrir, encendió el deflagrador y la casa quedó rodeada por un fuego devorador que inflamó el cielo del atardecer con colores rojos, amarillos y negros. El hombre avanzó entre un enjambre de luciérnagas. Quería, por encima de todo, como en el antiguo juego, empujar a un malvavisco hacia la hoguera, en tanto que los libros, semejantes a palomas aleteantes, morían en el porche y el jardín de la casa; en tanto que los libros se elevaban convertidos en torbellinos incandescentes y eran aventados por un aire que el incendio ennegrecía (...) Se vio en los ojos de ella, suspendido en dos brillantes gotas de agua, oscuro y diminuto, pero con mucho detalle; las líneas alrededor de su boca, todo en su sitio, como si los ojos de la muchacha fuesen dos milagrosos pedacitos de ámbar violeta que pudiesen capturarle y conservarle intacto. El rostro de la joven, vuelto ahora hacia él, era un frágil cristal de leche con una luz suave y constante en su interior. No era la luz histérica de la electricidad, sino... ¿Qué? Sino la agradable, extraña y parpadeante luz de una vela.

Farenheith 451, Ray Bradbury

En el fragmento citado se aprecia una escena en la que los libros son quemados por los bomberos, quienes pensaban que hacían lo correcto, que los libros eran malignos por enseñar a la gente a pensar diferente, a tener su propia visión de la existencia… Un mundo ideal podía concebirse solo si las personas pensaban todas lo mismo sin cuestionamientos.

Mundo mítico

Se llama mito a un relato de hechos fabulosos que se suponen acontecidos en un pasado remoto e impreciso. Los temas tratados son los grandes hechos heroicos que constituyen el fundamento y el comienzo de la historia. Los personajes son dioses o semidioses y los hechos sobrenaturales se generan gracias a su poder sobrenatural. Los temas más frecuentes son el origen de la creación del mundo y de los hombres, producto de la intervención de las divinidades creadoras.

Chile es muy rico en mitología, existe un sinnúmero de mitos relacionados con la creación de la naturaleza que lo compone, del cielo, la tierra, incluso del país mismo o algunas de sus regiones.

Ejemplo:

Trentren-Vilu y Caicai-Vilu son seres mitológicos de la mitología chilota. Ambos son seres poderosos con forma de míticas serpientes. Caicai-Vilu es la "serpiente marina" que tiene poder para dominar el mar y todo lo relacionado a él, y Trentren-Vilu es la "serpiente terrestre" que tiene poder para dominar la tierra y sus volcanes.

La apariencia de Caicai sería la de un ser mitad culebra y mitad pez; y la apariencia de Trentren, la de una culebra gigante. Según los chilotes, estas dos serpientes serían originalmente los hijos de los dioses más poderosos, que como castigo habrían sido convertidos en estos seres.

Se dice que cuando Caicai despertó de su gran sueño de varios años, a causa de la ingratitud que tuvieron los hombres por todo lo dado por el mar, Caicai se enfureció y usó su cola en forma de pescado para golpear el agua. Con ello inició un gran cataclismo que empezó a inundar y crear un diluvio en todo el territorio; ya que tenía el deseo de castigar al ser humano y de incorporar toda la vida terrestre a sus dominios. Caicai ordenó a las aguas que inundaran los valles y cerros, y que llevasen a todos los habitantes al fondo del mar. Al ver Trentren, que los habitantes y animales estaban desesperados y que los hombres la invocaron, y como por órdenes de su padre, ella era quien debía proveerles de sabiduría y protección, decidió ayudar a los seres humanos.

Enojada, Caicai empezó a luchar contra Trentren en una titánica batalla que duró mucho tiempo, hasta que ambas serpientes se cansaron, con lo cual Trentren venció parcialmente al no haberse inundado toda la tierra, sin embargo, las aguas no volvieron totalmente a su nivel antiguo, con lo que Chiloé obtuvo su actual geografía.

Mito de Trenten y Caicai-Vilu, autor desconocido

¿Aún no descubres el mundo literario que más representa tu escritura? En el tercer apartado de los mundos literarios de seguro lo encontrarás, así que debes estar atento.

Artículo escrito por:

Claudia Cuevas Moya

Coordinadora de edición de Aguja Literaria



Ver otros artículos sobre "Tips para Escritores"


#Escribir #MundosLiterarios #Credibilidad